La chica tenía dieciséis años cuando  se enamoró por primera vez, lo que parecía ser una traga juvenil, se convirtió en un híbrido de enamoramiento y tusa que duró hasta los veintidós años y un poco más, siete años aproximadamente, “ocultando muy bien su sentir”, supuestamente.

Hagamos cuentas, en aquella época el internet apenas se asomaba. Ella no tenía computador y menos internet en su casa.  Un amigo  le facilitaba su computador y su fax en muchas ocasiones, sin embargo como  ella estudiaba un curso en la Universidad del Valle de Cali Colombia, era una fiel asistente a las salas de cómputo en donde escribía y respondía largas epístolas de amor desde su email instalado en un servidor llamado Mafalda…

A pesar de toda la logística, las cartas de papel eran las reinas y no perdían su función. Qué emoción tan enorme era escuchar el chasquido de la bicicleta del cartero al parquearse afuera de la casa y gritar: “Correo!”. Qué belleza!. Recibió una buena cantidad de cartas, paquetes de dulces y otras cositas envueltas en abullonados sobres color mostaza rellenos de burbujas…

Entonces la chica enamorada guardaba las cartas y todo lo demás, llenando sin querer una caja de cartón, la cual procuraba no abrir para “no lastimarse”, teniendo en cuenta que el romance había acabado y ni siquiera un segundo chance años después pudo restaurar lo ya dañado.

La caja empezó a viajar con su dueña, acompañándola en los trasteos o cambios de vivienda, siendo considerada una pertenencia más. Cerrada aparentemente, así estorbara se quedaba instalada en la casa y en la vida de su dueña. Los sentimientos por aquella persona “ya habían sido superados”, sin embargo la caja no se iba.

Y la vida sentimental de la joven parecía no fluir, la caja amarraba su corazón y las posibilidades de entablar una relación con alguien más. Hasta que un día su amiga y compañera de apartamento “le hizo una intervención” y la persuadió a salir de la caja fantasmal.

Ese mismo día se abrió la caja y con ayuda de otra amiga, a seis manos!, se rasgaron las cartas, los sobres, los mails impresos y se liberó a la joven del lastre invisible que la amarraba al pasado, a la incapacidad de “soltar”, que le quitaba la oportunidad de abrir su corazón sinceramente, que la hundía en la tristeza de cuando en vez, que la hacía llorar de vez en cuando…

Seis manos, lágrimas, risa nerviosa, voces de ánimo cual hinchada futbolera, trozos de papel volando por la sala como cenizas agitadas por un ventarrón y un corazón liberado al final…

“Nuestras pertenencias son un reflejo de lo que es o ha sido nuestra vida, por ende construimos relaciones con nuestras cosas. Cuando establecemos una relación saludable con el orden, “nuestras relaciones” emergen armoniosamente”.

Historia basada en hechos reales* – Deja tu comentario y comparte –


25 commentarios

Margit · 20/05/2018 a las 3:04 am

Escribes espectacular me encanta tu blog y lo que haces. Con este artículo estoy segura que ayudarás a muchas personas, ahora ya me estás ayudando a mi. Muchas gracias por iluminarnos con tu luz.

    Ser ordenado · 20/05/2018 a las 2:16 pm

    Gracias Margit por tu amplitud para conmigo. Me encanta poder contribuir con algo, siempre siempre gracias a tí. Abrazo.

Carol · 20/05/2018 a las 6:14 am

Me remonte al pasado y recordé algunos lastres, genial!!!!

Amparito · 20/05/2018 a las 8:27 am

Que bello escrito Nadia!! Me hiciste pensar mucho en una cajita de recuerdos que yo tenia con unas tarjetas y cartas hermosas de ex’s…ya esa caja no esta, tambien tenia que desaparecer. Ahora tengo una nueva con recuerdos mas llamativos, especiales y que es “work in progress” … la de mi hijito. Felicidades!

    Ser ordenado · 20/05/2018 a las 2:18 pm

    Genial Amparito! Tu nueva caja sin duda representa una nueva etapa en tu vida, porque “lo mejor pasa hoy mismo”. Mil gracias y abrazo desde la otra cara del mundo!

Byrlly · 21/05/2018 a las 12:08 pm

Es correcta tu analogía reflexiva Nadia, el orden no empieza entre 4 paredes, cuando miramos hacia adentro encontramos mucho más por ordenar que solo “cosas”… Cuando empezamos desde el “yo”, las “cosas” suelen encontrar por “sí mismas” la posición adecuada.

    Ser ordenado · 21/05/2018 a las 6:43 pm

    Gracias Byrlly, lo que describes hace parte del espíritu de nuestro método y servicio, por eso dos de nuestras máximas son: “Más que arreglar cosas” y “primero el ser –las personas– y luego el hacer –las cosas–“. Un abrazo.

Mony · 21/05/2018 a las 8:52 pm

Me remonte a los años atrás, cuando hasta la envoltura del chocolate, se guardaba por amor… Amontonando recuerdos … Pero con el paso del tiempo son lastres , que no te dejan continuar … Qué bello escribes y que excelente labor, sigue brillando !!!

    Ser ordenado · 21/05/2018 a las 10:38 pm

    Monica, qué lindo haber tocado esas fibras. Sin duda, qué bien se siente “tirar esos lastres”!. Ese es uno de los propósitos de “Ser ordenado”, escuchar y entender las emociones tras el desorden y el orden de las cosas, porque sin duda nos reflejamos ahí. Gracias por tus palabras cariñosas y generosas. Abrazote.

Faybet · 21/05/2018 a las 10:12 pm

Genial!!! gracias por levantar polvo a tantas cosas que guardamos conscientes e inconscientemente como un “lindo” recuerdo… tu interés por aportar a los demás con este blog hará que seamos seres ordenados…. me encanta tu manera de escribir definitivamente… eres admirable y a ti mis respetos… un abrazo de corazón a corazón

    Ser ordenado · 21/05/2018 a las 10:45 pm

    Gracias a ti por contribuir a este ejercicio con tanto cariño. – Imaginarnos un ambiente desordenado es fácil, el reto es visualizar las emociones detrás de aquello.La experiencia me ha demostrado que muchas mujeres y hombres sufren por no poder gestionar sus pertenencias y espacios, pierden constantemente guerras contra el desorden y al final: se dan por vencidos!, sin embargo esa misma experiencia me ha demostrado que solo cuando cambiamos nuestra mentalidad el orden se hace viable y sostenible en el tiempo.Ser ordenado sí es posible! Abrazote!

Carlos Camelo · 22/05/2018 a las 7:42 pm

“Las vidas de aquellos que ordenan completamente y de una sola vez, cambian dramáticamente, sin excepción.” Marie Kondo.

He conocido a Nadia por muchos años ya, una gran amiga. Quiero dejar claro de su entrega y capacidad en su trabajo, así como sus cualidades de buena persona y mejor compañera.

Es una verdadera profesional responsable en constante crecimiento. Muchos éxitos.

Carlos Camelo
http://www.carloscamelo.net

    Ser ordenado · 22/05/2018 a las 9:23 pm

    Camelo, qué bonita sorpresa. Las palabras de la Kondo son hermosamente precisas. Gracias por este generoso enunciado y por tu voto de confianza. Un abrazo desde la otra cara del mundo!

Silvana · 23/05/2018 a las 11:39 am

Me encantó la página!!! Un nuevo concepto que no había sido explorado y que ayudará a muchas personas en el ámbito personal. Los felicito 👏🏻

    Ser ordenado · 23/05/2018 a las 7:54 pm

    Gracias Silvana, el concepto de “Ser ordenado” está orientado al ser, primero las personas, escucharlas y entenderlas, luego el orden de las cosas. Un abrazo gigante!

Erikita · 25/05/2018 a las 10:11 am

Nadia, divina tu historia, me hizo viajar e imaginarme todo. Muy de acuerdo contigo..somos producto de lo que atesoramos en el corazón y en lo cotidiano…dejar ir, dejar fluir..y limpiar el alma y el entorno es una pildora para encontrar paz y felicidad.
Gracias por tus historias y felicitaciones por el lindo proyecto que estás emprendiendo. Te quiero! 😘

    Ser ordenado · 25/05/2018 a las 10:41 pm

    Erika M!!, gracias por conectarte con nuestro concepto y por compartir esta reflexión en donde plasmas muy bien uno de los objetivos de “Ser ordenado”. Gracias por los buenos deseos!, abrazote y te quiero too!.

Laura · 28/05/2018 a las 4:44 pm

Esto es muy cierto hay apegos que es necesario soltar y así es mucho mejor.

    Ser ordenado · 29/05/2018 a las 12:21 am

    Soltar, soltar… un ejercicio excelente. Aquí es donde aplica la “ley de la silla vacía”, si la silla está llena, quién se sienta?: nadie. Si no hay espacio para el vacío, nada nuevo y bueno no tiene lugar para instalarse.

Lina · 28/05/2018 a las 4:54 pm

Aveces necesitamos de un empujón para lograr superar cosas que nos afectan sin darnos cuenta.
Muy buenas historias y reflexiones

    Ser ordenado · 29/05/2018 a las 12:16 am

    Lina, gracias por esta perspectiva tan acertada. A veces ignoramos el porque somos poco ordenados, cuando comprendemos el por qué podemos modificar nuestra mente y comportamiento con mayor eficacia. Un abrazo.

Jir Bravo R. · 30/05/2018 a las 12:31 am

Hermosas historias, inspiradoras. Gracias por tu ayuda. Increible que detras de acumular objetos haya tantas historias y recuerdos que nos atan a un pasado que ya se fue y nos impiden disfrutar del presente y recibir muy seguramente un mejor futuro libres y renovados. Me encanto tu trabajo en mi cuarto. Tu grata compañia y bellas palabras. Recomendadisima. Una terapia espectacular. Muchos exitos!!!

    Ser ordenado · 30/05/2018 a las 11:28 am

    Jirmarlin, mil gracias por tu valiosa retroalimentación. Gracias a ti por el voto de confianza, por tu disposición en el ejercicio que efectuamos con tus pertenencias más próximas. Lo que has expresado es muy sensato y representa nuestra motivación permanente y cometido. Un abrazo enorme.

Enrique Correa Cardenas · 02/07/2018 a las 4:09 pm

El hombre se vuelve cientifico cuando se inicia en el orden y organiza no solo sus cosas sino los hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *